Desfile de sabrosuras

Llevo algún tiempo, exactamente desde que puse en marcha este blog, en que no suelto la cámara de fotos. Mi Super Olympus “regalo” del banco.

esto no es publicidad

una Olympus fotografiada por una Nikon

Sigue leyendo

Qué churro de pan

Como tengo la impresión de que siempre estoy fardando de los modelos que salen del horno, hoy he querido mostrar mis debilidades para así no resultar en exceso omnipotente. Por azares de la vida ha caído en mis manos un curso de dirección empresarial financiera y estoy flipando con el lenguaje  y expresiones que se han inventado ad hoc:  “vieja loca”, “perros rabiosos”, “vacas muertas”, bueno no sé si son exactamente así (me falta un décimo repaso) pero más o menos.  También hay niños en crecimiento y adolescentes revoltosos, nichos, fortalezas, amenazas, debilidades, oportunidades y mucho más. Ahora, la que para mi no tiene desperdicio es la expresión “coste de oportunidad”. La primera vez que escuché este concepto ya hace algunos años, casi me desmayo. Estos ingenieros financieros son tan listos que han encontrado la fórmula  mágica para ponerle precio a todo, no solo al aire que respiramos, como algunos comentan, sino también al que no respiramos.

Pan de trigo de masa madre algo desfondado

Sigue leyendo

Llueve

Hoy es un día perfecto para ponerse melancólica: lluvia, fresco, otoño, música tranquila para acompañar. Me gustaría dejarme llevar por este clima tan acogedor pero tengo demasiadas cosas que hacer. Como siempre.
Aunque no hay mal que por bien no venga porque  por aquí hace un frío que pela y es la oportunidad para entrar en calor moviendo el esqueleto. Es una cuestión de principios ecológico-financiero-saludables.

Sigue leyendo

Os presento a los protagonistas

Señoras, Señores… aquí están, al desnudo, tal cual son. Tan sencillos como geniales. Como casi siempre, unidos, aunque en solitario también tienen mucho que decir.

Les invito a todos ustedes a participar en la elaboración de la biografía más completa y respetuosa de cada uno de ellos.

En la cocina de casa

El pan de todos los días

¡Por fin!. Llevaba muuuchos meses buscando la clave para dar con aquel pan que una vez probé en Bilbao y con el que luego, muchas veces he soñado.

Con el tiempo se me ha desdibujado aquel sabor y aquella textura. Sin embargo, tras casi cuatro meses de búsqueda, creo haber dado con algo parecido. No es un mal logro teniendo en cuenta los métodos rudimentarios de los que dispongo.

Ahora que ya tengo dominados los tiempos y cantidades,  he probado a hacer variantes de este mismo pan.  Aquí os presento dos tipos. El primero lleva pasas y nueces, y debo decir que tuvo bastante éxito entre los incautos que lo probaron, así que repetiré. Pero a mí el que realmente me gusta es el pan sin más, en todas sus variedades: blanco, de centeno, integral o mezcla.

Pan con pasas y nueces